¿Puedo cambiar la cerradura de un piso de alquiler?

llaves-piso

La respuesta inmediata es que, en caso de tratarse del arrendamiento de una vivienda en su totalidad, efectivamente puedes reemplazar la cerradura. Por lo tanto, si no requieres mayores aclaraciones y no albergas interrogantes adicionales acerca de si el arrendatario tiene la facultad de cambiar la cerradura de un apartamento arrendado, eso sería todo. No obstante, este escenario a menudo origina ciertas incertidumbres y concepciones equivocadas que procederemos a dilucidar más adelante.

 

Si estás por inaugurar un departamento alquilado o si ya llevas un tiempo viviendo en él pero sientes la necesidad de reemplazar el cerrojo por cuestiones de protección, aquí te indicamos si es posible hacerlo y de qué manera informar al dueño del inmueble.

Es bastante común que los locatarios se sientan más seguros al renovar el seguro de su hogar en régimen de arriendo. No necesariamente por temor a una intrusión por parte del dueño, sino por la posibilidad de que exista un conjunto de llaves no devueltas o que los antiguos habitantes aún posean alguna.

Realmente, optar por un recambio del seguro en un domicilio arrendado representa una medida prudente de protección. Aunque al rentar una propiedad se suele proceder a la entrega total de las llaves a los locatarios, siempre queda la incertidumbre sobre si existirá alguna duplicación previa no rastreada.

En el momento de instalar un nuevo cerrojo en una casa alquilada, el arrendatario está en su pleno derecho de efectuar el cambio sin temor a cuestionamiento legal, ya que el contrato de arriendo le concede el uso pleno de la vivienda. Así que, efectivamente, como arrendatario tienes la facultad de cambiar el cerrojo de tu departamento arrendado.

En cuanto a la decisión de comunicar o no al propietario del inmueble sobre esta acción, aunque no es un requisito, es aconsejable mantener una relación amable y hacerle saber. Es importante considerar que al concluir el arriendo, deberás hacer entrega de cualquier copia de llaves de la propiedad que poseas.

Frecuentemente, los arrendatarios nos consultan si es necesario proporcionar una copia de la nueva llave al dueño al realizar el cambio. Básicamente, no es obligatorio ni se espera que le entregues una copia al propietario, ya que este no tiene permiso para ingresar a la vivienda durante el arrendamiento, a menos que, por una cuestión de seguridad y confianza, decidas dejarle un juego de llaves. Es crucial recordar que el acceso del propietario al domicilio alquilado, salvo con autorización explícita del inquilino, se considera una infringencia penal. Además, siguiendo la normativa penal, específicamente en su artículo 202, se estipula que “la persona ajena que no residiera en la morada no podrá ingresar sin el asentimiento declarado”.

Para concluir, es esencial destacar que el dueño del inmueble no tiene derecho a modificar el cerrojo de la casa mientras esté habitada por arrendatarios.

Si te surgen incógnitas acerca de cómo realizar el intercambio del seguro de un hogar arrendado, ¡no dudes en consultarnos! Nuestros expertos en el sector inmobiliario están a tu disposición para esclarecer todas tus interrogantes.

La razón de abordar este tema justo ahora surge a raíz de un incidente que trascendió esta semana en las redes sociales, donde un inquilino afirmaba que su propietario había tratado de ingresar al departamento sin su consentimiento. Frente a este evento, había individuos que sugerían la sustitución de la cerradura, mas en dichos diálogos se deslizaban algunas suposiciones incorrectas que nos proponemos esclarecer en este espacio.

La renta de un inmueble suele ser un proceso que genera múltiples interrogantes tanto para el arrendador como para el arrendatario. En este ámbito, una de las inquietudes más recurrentes se relaciona con la renovación de la cerradura en la vivienda alquilada.

Por cuestiones de protección personal, lo más aconsejable es optar por la sustitución de la cerradura antes de habitar un nuevo hogar. Sin embargo, surge la duda: en una propiedad arrendada, ¿es factible realizar este cambio?, ¿quién se hace cargo del desembolso que implica?, ¿es obligatorio obtener la autorización del arrendador para efectuar esta modificación? En Bemadrid, te brindamos las respuestas a todas tus incógnitas referentes a las cerraduras en los departamentos en régimen de alquiler. ¡Comencemos!

Como inquilino tienes derecho a cambiar la cerradura de un piso alquilado

Al tomar posesión de un inmueble, bien sea arrendado o adquirido, es prudente proceder a la sustitución de los dispositivos de cierre. Esto se debe a que, aunque el dueño está obligado a entregar todas las llaves al ceder un apartamento en arrendamiento, no tenemos certeza de la cantidad de duplicados que pudieron haber hecho los arrendatarios previos.

De acuerdo con las regulaciones vigentes, sustituir los dispositivos de cierre equivale a reforzar la protección del hogar y, en consecuencia, representa una estrategia que concede al arrendatario el derecho de procurar su integridad dentro de su propio domicilio. Así que, efectivamente, el inquilino está facultado para cambiar los mecanismos de cierre en su alojamiento arrendado, siendo él quien asume los gastos del cambio de cilindro.

No obstante, es esencial recordar que, al término del convenio de arrendamiento, el inmueble debe ser restituido en el mismo estado de habitabilidad inicial, implicando esto la reinstalación del sistema de cierre que estaba previo a la modificación.

El arrendatario está en su derecho de reemplazar los dispositivos de cierre durante la duración de su estancia en un apartamento alquilado, pero al concluir el periodo contractual, está obligado a entregar el alojamiento tal y como se encontraba al inicio, es decir, reincorporando los mecanismos de cierre originales.

El arrendador no puede entrar en la vivienda alquilada sin permiso del inquilino

Primero y principal, es evidente que ciertos propietarios desconocen que no cuentan con la facultad de acceder al inmueble arrendado en el momento que elijan. La normativa que rige sobre este particular es el artículo 18.2 de la Ley Fundamental de España. Tampoco es posible aunque se establezca en el convenio de alquiler la posibilidad de realizar inspecciones periódicas para verificar las condiciones del inmueble. En realidad, como se expone en una entrega previa, semejante estipulación resulta ser inválida dentro de un contrato de alquiler para uso habitual de vivienda.

¿Es necesario pedir permiso al arrendador para cambiar la cerradura en un piso alquilado?

A raíz de la creencia (equivocada) de que el propietario tiene el supuesto derecho de acceder al inmueble en cualquier momento, hay quienes sostienen que para reemplazar el cerrojo de una vivienda arrendada se debe solicitar el permiso del dueño y/o proporcionarle una duplicado de las nuevas llaves. Esto es absolutamente incorrecto: el inquilino está facultado para cambiar la cerradura mientras el contrato de arrendamiento se encuentre en vigor, sin la obligación de obtener la autorización del propietario y mucho menos de entregarle un duplicado de las llaves.

¿Qué habría que hacer al finalizar el alquiler si se ha cambiado la cerradura?

Por tanto, la acción más práctica consiste en que, si se procede al remplazo del cerrojo, el arrendatario mantenga la pieza original; habitualmente convendría restituir dicho elemento al concluir la estancia contractual, haciendo entrega de las correspondientes llaves al dueño. De este modo, el arrendatario conservaría el nuevo mecanismo de seguridad que colocó previamente, junto con el completo de llavines, teniendo la opción de emplearlos en un nuevo domicilio en caso de que dicho dispositivo presente compatibilidad.

Nuestros consejos para cambiar la cerradura de un piso alquilado

  1. Nuestra recomendación es que inicies el contrato con una nueva cerradura, y al concluir el mismo, reinstales la original y entregues al dueño las llaves que recibiste al comenzar el arrendamiento. La razón va más allá de prevenir accesos no autorizados por parte del propietario. Es probable que el inmueble haya tenido inquilinos previos y que existan copias adicionales del cerrojo. Al cambiarlo, te garantizas que ni el dueño ni individuos extraños posean una copia de la llave de tu hogar.
  2. Sin ser un requerimiento solicitar permiso al propietario, es aconsejable comunicarle tu intención de cambiar el cerrojo, simplemente como un gesto para preservar una relación cordial.
  3. Al concluir el periodo de alquiler, procede a reinstalar la cerradura que estaba antes y entrega al propietario las llaves que te proporcionó al principio del contrato.
  4. El tipo de cerrojo influirá en la facilidad y costo del cambio. Lo más común es que sea necesario cambiar solo el cilindro, lo cual es una tarea que se puede realizar sin la necesidad de un experto. Se debe adquirir un cilindro del tamaño apropiado para el grosor de la puerta, siendo su reemplazo un procedimiento simple. Si se trata de un cerrojo integral, la sustitución podría ser más cara, dado que posiblemente haya que reemplazar el mecanismo completo de la cerradura.

¿Te quedan interrogantes acerca de la posibilidad de cambiar la cerradura en una vivienda arrendada? Comparte tus inquietudes acerca de esta cuestión en la sección de comentarios y nos encargaremos de despejarlas.

¿Un inquilino puede cambiar la cerradura de un piso de alquiler?

De acuerdo con la legislación vigente, es permisible que el arrendatario modifique el sistema de seguridad del inmueble que habita. Es más, en numerosas situaciones se aconseja tomar tal medida, considerando que en muchos hogares alquilados ha habido previamente otros moradores. Por consiguiente, si eres propietario de un espacio residencial y te cuestionas cómo realizar la locación de un departamento de manera legal, este se convierte en uno de los puntos esenciales para arriendar en conformidad con la normativa de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU).

Artículo sugerido: Impacto de la inobservancia en el pago del arriendo en un inmueble

¿Es necesario el permiso del propietario para cambiar la cerradura?

Proceder con la sustitución de la cerradura no implica la obligación de notificar al dueño del inmueble, sin embargo, resulta más adecuado informar con anticipación al mismo para su conocimiento. Por tanto, no se necesita el consentimiento del propietario, ni es esencial que este posea duplicado de las nuevas llaves, aunque el arrendatario tiene la libertad de proporcionarle un juego si así lo considera conveniente.

Es crucial considerar que si el inquilino procede al reemplazo de la cerradura en la propiedad arrendada y previamente existía una cerradura colocada por el propietario, esta cerradura previa debe ser entregada de vuelta al dueño cuando se instale una nueva.

No obstante, al concluir el contrato de arrendamiento, el dueño tiene el derecho de solicitar la reinstalación de la cerradura original, restituyendo la condición inicial del inmueble. De acuerdo con la normativa vigente, el arrendatario está obligado a desocupar la vivienda retornándola al estado en el cual la recibió en el momento en que inició su estancia.

¿Puedo cambiar la cerradura de un piso de alquiler si soy arrendador?

Como titular de un bien inmueble en arriendo, te está prohibido alterar el acceso mediante el cambio de cerraduras, sea en tu departamento o en tu residencia en régimen de alquiler. El motivo responde a la imposibilidad legal de que un dueño ingrese al hogar sin la autorización del arrendatario; en caso contrario, podría incurrir en un delito de violación de domicilio, tal y como se establece en el Artículo 202 del Código Penal. Aun si el propietario requiere ejecutar arreglos en el interior del inmueble, deberá coordinar y avisar con antelación al ocupante.

Igualmente, en ninguna eventualidad puede el dueño del inmueble alterar los mecanismos de cierre del lugar mientras se mantenga en pie el acuerdo de alquiler con el residente. Así mismo, incluso ante situaciones de morosidad en el pago del arrendamiento o si el inmueble ha experimentado daños atribuibles al arrendatario, no se le permite modificar las cerraduras. Por lo tanto, se verá en la necesidad de buscar soluciones alternativas apegadas a la normativa establecida en la Ley de Arrendamientos Urbanos o optar por la contratación de un seguro de protección de rentas para su patrimonio.

Replicado de llaves en propiedades alquiladas

Sin embargo, ¿está en la capacidad el inquilino de replicar las llaves de la vivienda rentada? Los acuerdos de alquiler suelen omitir menciones sobre este tema, no obstante, el dueño está comprometido a entregar todas las copias de llaves una vez que ha traspasado el uso del bien inmueble a otro. Por consiguiente, si el conjunto de llaves no ha sido entregado, el inquilino tiene la responsabilidad de solicitarlas al propietario. En la eventualidad de que este último rehúse, el inquilino tendría legítimamente la opción de realizar un cambio en la cerradura de la propiedad.

Directrices para el cambio de cerraduras en una propiedad en régimen de alquiler

Aunque la Normativa de Arrendamientos Urbanos (LAU) no especifica directamente sobre la modificación de la cerradura, existen diversas razones que pueden motivar esta decisión. En primer lugar, es importante subrayar que como arrendatario, tienes el derecho a poseer todas las copias de llaves que existan para el acceso. Si aun así no te sientes completamente protegido, estás en tu derecho de cambiar la cerradura sin inconvenientes. Sin embargo, sugerimos comunicarlo al arrendador, a pesar de no ser un requisito. Después de todo, un pacto de arrendamiento representa un acuerdo mutuo entre propietario y arrendatario donde se pueden estipular distintas estipulaciones.

Cuando lo comuniques, no es imprescindible facilitar una copia de las llaves al propietario, solo deberías hacerlo si así lo deseas. También recomendamos que, si optas por sustituir la cerradura, al concluir el pacto de arrendamiento, restaures la cerradura que estaba previamente para prevenir posibles complicaciones.

Lectura sugerida: Administración completa de arrendamientos: definición y elementos que comprende.

Alquila tu vivienda con todas las comodidades

Si eres propietario de una propiedad residencial y estás considerando ponerla en alquiler, debes estar consciente de la amplia variedad de aspectos que intervienen en el proceso de arrendar un apartamento o una vivienda unifamiliar. En este sentido, a menudo resulta complicado manejar estas operaciones por tu cuenta.

Es más conveniente en estas circunstancias buscar la asesoría de especialistas en el campo, como los profesionales de Housfy Alquileres, quienes te proporcionarán un servicio eficiente y sin complicaciones para alquilar tu vivienda. Estos expertos se encargarán de cada etapa y de los procedimientos necesarios. Además, llevarán a cabo una gestión integral de alquiler, asegurándose de que puedas rentar tu inmueble con el máximo confort.

Pon en alquiler tu apartamento y libérate de cualquier inquietud. Morosidad al 0%. Nos responsabilizamos en el caso de que el arrendatario deje de cumplir con el pago.

¿Es obligatorio avisar al propietario del cambio de cerradura?

Ya estamos al tanto de que el arrendatario posee el derecho absoluto de reemplazar la cerradura de su vivienda en alquiler. No obstante, persisten ciertas incertidumbres: ¿tiene el derecho el dueño de la propiedad de oponerse al cambio de la cerradura?, ¿es imprescindible informarle previamente?, ¿es necesario proporcionarle una llave duplicada?

Qué debes saber antes de firmar un contrato de alquiler

Primero que nada, el dueño del inmueble no tiene potestad para rechazar una sustitución de cerradura. En realidad, no es preciso ni informar al arrendador sobre esta acción. Por otro lado, no se le debe obligatoriamente proporcionar una llave de la vivienda mientras se mantenga vigente el contrato de arrendamiento, ya que, conforme al artículo 18.2 de nuestra Constitución, la privacidad del hogar es sagrada y, además, el Artículo 202 del Código Penal estipula que: «La persona que, sin residir en ella, ingrese a morada de otro o permanezca en ella en contra de la voluntad de quien la habita, incurrirá en una sanción penal de prisión de seis meses a dos años», es decir: los dueños no tienen autorización para entrar en domicilios arrendados sin el consentimiento explícito de los arrendatarios. Esto implica que no hay disposición legal que exija al arrendatario notificar al dueño acerca de una modificación en las cerraduras ni la obligación de entregar un juego de llaves. Sin embargo, aunque legalmente no sea requerido, comunicar al dueño sobre tales cambios suele ser la opción más prudente para preservar una buena relación entre ambas partes. No hay ninguna directriz legal que demande al arrendatario informar al propietario acerca de un cambio de cerradura.

Se recomienda avisar al propietario para mantener una buena relación

Si estás contemplando la idea de reemplazar la cerradura de tu departamento en alquiler por cuestiones de protección, procede con confianza. Esta es una prerrogativa que posees al abonar por la utilización y goce del bien inmueble. Ahora bien, con respecto a informar o no al dueño, aunque no sea una obligación legal notificarle sobre el cambio de cerradura ni proporcionarle un duplicado de las llaves, es aconsejable hacerlo saber con el fin de preservar un trato amistoso.

En lo relativo a la cesión de un duplicado de las llaves, esto variará según el vínculo que mantengas con el arrendador y tus preferencias individuales. Existen inquilinos que, buscando protegerse, optan porque el dueño disponga de una copia de las llaves del departamento, depositando su confianza en que este solamente ingresará en situaciones de emergencia y con previa autorización. Es importante rememorar lo establecido por el código penal: «el sujeto que no resida en el hogar no podrá ingresar sin aprobación explícita».

Como arrendatarios, estamos comprometidos a restituir el inmueble con la cerradura original y las llaves al dueño al concluir el contrato, dado que son parte de sus pertenencias.

¿Tiene potestad el dueño para alterar la cerradura de la residencia arrendada?

El dueño del inmueble no tiene permitido ingresar al espacio alquilado mientras dure el acuerdo de arrendamiento; ni siquiera está autorizado a modificar el acceso. En ninguna circunstancia se le concede la autoridad al dueño para alterar el acceso, tampoco en eventos como la falta de pago por parte del inquilino o daños presentados en la propiedad. El dueño del inmueble no está habilitado para alterar el acceso mientras se mantenga activo el acuerdo de alquiler, aun cuando se presenten situaciones como morosidad o daños en la propiedad.

Para resguardarse frente a dicho tipo de circunstancias, el arrendador deberá recurrir a otras estrategias previstas en la Ley de Arrendamientos Urbanos o contratar una póliza de seguro para propiedades en alquiler.

¿Se debe reponer la cerradura original cuando termine el alquiler?

Para eludir cualquier conflicto con el dueño del inmueble, la opción más prudente es que, en caso de haber cambiado el mecanismo de acceso, restaures la cerradura anterior con el propósito de devolver el alojamiento justo como te fue entregado. No obstante, también tienes la alternativa de proporcionarle al arrendador las llaves actualizadas cuando finalice el periodo de arrendamiento.

En Bemadrid, disponemos de un magnífico equipo de expertos en el desarrollo de contenido de valor para nuestros lectores. Si este artículo ha sido de tu agrado, te invitamos con entusiasmo a compartirlo en tu sitio web. En dicho caso, por favor, recuerda que debes citar a Bemadrid como la fuente originaria del

Buscar

abril 2024

  • L
  • M
  • X
  • J
  • V
  • S
  • D
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30

mayo 2024

  • L
  • M
  • X
  • J
  • V
  • S
  • D
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
Habitaciones
Precio
Comodidades
Facilidades

Comparar listados

Comparar